Ahora mismo, ni mañana, son los mejores momentos para dejar de fumar.

De verdad, no lo hagáis.

Solo aquellos que ya lo han intentado alguna vez, tiene la capacidad de poder dejar de fumar de la noche a la mañana.

Con esto no quiero decir que no haya gente que no lo haya conseguido así.

Entendedme…

El mejor sistema para dejar de fumar es dentro de un tiempo. Ponte una fecha.

Señala un día en el calendario.

Desde luego que no va a ser mañana.

Si mañana te dijeran: venga a correr un maratón de 40 kilómetros. ¿Qué harías?

Desde luego que si no estás en forma, no podrás correr ni 5 kilómetros seguidos. Entonces,  ¿por qué crees que vas a dejar de fumar de un día para otro?

Dejar de fumar es igual que hacer un maratón.

Yo cuando empecé a pensar en dejar de fumar, me lo tomé como si de un maratón se tratase. Me preparé física y mentalmente. Al igual que uno debe de hacer a la hora de enfrentarse a una carrera tan complicada.

El estar psicológicamente preparado, llevar una alimentación estricta y saber cómo atacar cada momento de la carrera con antelación, es vital para poder llegar a la meta. Ni si quiera estoy hablando de hacer un buen tiempo, simplemente llegar a la meta.

Hay gente que lo consigue, de un día para otro, otros no, la mayoría.

Es lo mismo que siempre me ha pasado cuando me han puesto un libro para dejar de fumar  delante de los ojos para que lo leyera. ¿Qué creéis que he hecho? ¿Qué interés tenía yo en leer eso cuando fumar lo consideraba un placer? Pues ninguna. Yo no iba a leer algo que no me apetecía saber, ni aplicar, ni hacer en ese momento.

Yo, en ese momento, solo quería fumar.

Cuando empecé a pensar en dejar de fumar. Me preparé un entrenamiento, primero mental y luego físico, pero sin ejercicio.

Y me puse una fecha, a 7 meses vista.

Fue así, como empecé a dejar de fumar mientras seguía fumando y disfrutando. De esta manera, nunca me estresé al respecto. Y tampoco lo pasé mal.

Al cabo de 7 meses, llegando la fecha, me había de tal manera, reprogramado el cerebro, que estaba de acuerdo en dejarlo. Era el momento.

Esto no quiere decir que los primeros 7 días fueran fáciles, pero más de lo que me había imaginado.

Me hace gracia ahora recordarlo, porque en verdad, es como cuando le preguntas a los padres que ya tienen niños con cierta edad: ¿Y cómo fueron los primeros meses? Y ellos responden, ante tu incredulidad – pues no lo recuerdo- y tú te quedas cómo ¡WHAT¡

¿Cómo no vais a recordar esos momentos tan duros sin dormir, sin comer, con dolor de cabeza…? Pues igual me pasa un año después. No me acuerdo si lo pase mal o no.

Lo que estoy seguro es que pasé mucho menos mal de lo que me había imaginado.

Así que, piensa, ponte una fecha a medio largo plazo y entrena. Es la clave para poder dejar de fumar.

Por lo tanto, si no lo piensas, fuma. Pero si lo haces, no fumes.

Mañana más.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s