Guía para dejar de fumar.

Estoy seguro que más de uno ha hecho lo mismo que voy a contar, pero de otra manera. Yo he hecho una reflexión de cómo he dejado de fumar y mi compromiso ha sido no leer nada sobre cómo dejar de fumar,  ni durante ni después.

Aunque esto último lo pensé justo después de haberlo dejado.  Porque cuando fumaba, como quería seguir fumando, pues lo último que me apetecía  era dejar de fumar.

Leer un libro de esos, me parecía una perdida de tiempo. Si no quieres para que lo vas a leer.

Por eso, si has llegado hasta aquí, o bien,  de alguna manera quieres dejar de fumar y estás leyendo opciones, o bien, ya has dejado de fumar y quieres ver si hiciste algo por el estilo.

Lo que voy a contar a continuación es muy simple, tanto, que a mí mismo me sigue pareciendo asombroso.

Son solo tres pasos:

  1. Pensar. Sí, tan fácil como pensar. Algo que ya haces, pero todo depende del foco de atención. ¿Dónde lo tienes? ¿Quieres de verdad dejar de fumar?¿Por qué? Piensa en tus motivos. ¿Son tan fuertes como para querer dejar algo que te gusta mucho o que “necesitas” ? Si es así, bien. Tendrás que volver a leer algunos de estos artículos ( uno, dos, tres, )
  2. Alimentar. Algo tan básico como alimentarse, que también haces. Lo que sucede es que seguramente estés acostumbrado a comer de una manera y haya llegado el momento de cambiarla. No porque necesites adelgazar. Esto no va de dietas. Sino de una comida saludable. ¿Por qué? Porque está comprobado que una comida saludable no incita a lo no saludable en el largo plazo. Y porque, también, es necesario resetear la mente de todos aquellos alimentos que tenemos unidos al cigarrillo. Esto no quiere decir que ya no puedas comerlos nunca más, sino que cambias de alimentación y,  durante algún tiempo, sería interesante no ingerirlos. De igual modo, si has hecho el primer paso correctamente, si has pensado haciendo todos esos pequeños pasos, es muy probable que puedas seguir con algunos alimentos de tu alimentación anterior.
  3. Procrastinar. Si lo puedes dejar para después mejor. Aunque suene contradictorio es la clave para educar a tu mente, mejor dicho, reeducar. Aquí intervienen varios factores, entre ellos, el loop del hábito que se produce en nuestro cerebro. ¿Recordáis? Señal- rutina- recompensa. Si sabes como funciona este proceso, podrás cambiarlo. Y si lo cambias, estarás reprogramando tu cerebro, o lo que es lo mismo, entrenándolo.

Esto es igual que cuando la gente decide correr una maratón. Para llegar a esa conclusión tienes que haber meditado largamente lo que implica, ya que, vas a necesitar un cambio de alimentación y una rutina muy específica que vas a tener que cumplir día a día. Es decir, vas a tener que entrenar duramente y es que, un maratón es un reto físico y mental muy duro.

¿Os suena de algo?

Fumadores ¿no pensáis que el dejar de fumar es un reto físico y mental duro?

Yo sí, y lo sigo pensando.

Me entrené para la ocasión y al final, conseguí ponerme en forma. Ya no fumo.

Tú también puedes, pero tienes que haberlo pensado de verdad. Querer hacerlo.

Así que, si no lo piensas, fuma, pero si lo haces, no fumes.

Mañana más.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s