Cómo el brócoli hizo que dejara de fumar.

Brócoli con atún, brócoli con tomate y atún, brócoli con arroz, brócoli con garbanzos, brócoli con ensalada variada, brócoli con… cualquier cosa.

Y frío. Yo en el trabajo no caliento la comida, pero no porque sea mejor o peor hacerlo. Sino porque calentar en el microondas es asqueroso…

Y no lo digo por el funcionamiento del microondas, sino porque el olor y las manchas que tiene el aparato cuando han pasado 17 personas antes que tú a calentar su comida, son increíblemente indescriptibles. Y todavía, faltas tú y otros 17 que vienen por detrás.

Por favor, si eres de estos, no lo hagas: no te lleves bacalao a la oficina, porque en el momento que ese tupper entra en el microondas se produce un antes y un después.

Mi brócoli sabe a bacalao con pasta all’arabiatta, pollo con champiñones y lentejas recalentadas. No es posible.

Desde entonces como de tupper y toda la comida que me llevo la ingiero fría. Mi estómago me lo agradece y mis análisis también.

La compra me sale barata y el tiempo de cocinado también. La comida de la semana la hacemos entre Teresa y yo el domingo por la tarde. Sí, la comida de toda la semana. Es todo tipo de verdura cocida, con arroz, quinoa y garbanzos.

Se puede si se quiere.

Ya os he contado que cambie de alimentación al principio por problemas estomacales. Está claro que pasar de desayunar una coca-cola, donuts y piti a avena, café y aguacate, es un cambio muy radical y beneficioso sí o sí para la salud.

La cosa es aprender a comer.

Desayuno avena con café y aguacate o requesón. A medio día, mandarinas y manzanas. Como frío y siempre verduras cocidas con algo, café y ceno crema, sopa o pollo y luego un té.

Así, everyday. Y soy feliz.

Estómago feliz, mente feliz, cuerpo feliz, cara de brócoli….jejejje

En serio, me siento muy bien.

Con todo esto, no es lo mismo fumar un cigarro después de un plato de brócoli con atún que de un entrecôt con patatas.

Las ganas no son las mismas.

Y si a esto le unes que erradicas de tu dieta todo lo procesado, incluyendo el azúcar procesada. Tus ganas de fumar también se verán mermadas.

Es como ese adictivo que tienen las palomitas, hamburguesas y pizzas entre otros alimentos procesados,  que te hacen comer más y más… y te provocan que tengas la sensación de más hambre.

Pues si quitas lo procesado las ganas de fumar van desapareciendo. Y esto, es verídico. No hace falta un test de laboratorio.

Por lo tanto, primero pensar y luego cambiar la alimentación. Son las dos primeras cosas que tienen que uno tiene que hacer si quiere dejar de fumar, y lo mejor de todo, que puedes seguir fumando mientras aplicas estas dos fuerzas.

Brutal ¿verdad?

Lo sé…

Haz la prueba, cambia la alimentación. Poco a poco.  No hace falta ser brusco. Vete probando.

Y veras cambios positivos.

Así que si no lo piensas, fuma. Pero si lo haces, no fumes.

Mañana más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s