Aquí está el tercer SECRETO para dejar de fumar sin agobios.

Podéis ver aquí el Secreto #1 y Secreto #2.

El tercero no es más ni menos que un palabra con la que luchamos todos. Un verbo con el que la sociedad quiere inculcarnos su negatividad.

Estoy hablando de la Procrastinación.

¿Cómo procrastinar me hizo dejar de fumar?

Sí señores.

Esa es la clave de todo esto.

Pensar-alimentar-procrastinar. 

Simple y fácil. Sin medicamentos, ni sustitutos.

Todo sucedió cuando un día me hice esa maravillosa pregunta que ayuda tanto en los procesos creativos ¿y sí…?

Y, de repente, me vi envuelto en un reto personal, que solo tenía una salida: conseguir dejar de fumar.

Pospón tu siguiente cigarrillo

Es lo único que tienes que hacer. Pregúntate ¿y sí…?

Si esto no te ayuda, acompaña esta pregunta con ¿por qué me voy a fumar este cigarrillo? ¿de verdad lo necesito? ¿me merece la pena?

Parecen preguntas baladí, pero no lo son. Hacen mella en tu cerebro, pero, sobre todo, dejan instalado un pequeño software que es posible que se active en el momento que menos te lo esperas, es decir, en tu próximo cigarro.

No es la primera vez que hablo de esto, pero para mí ha sido la clave.

Muy poca información hay sobre este tema. Vamos… que no he encontrado que una dejar de fumar y procrastinar.

Tu recompensa es procrastinar

Fumamos para obtener una satisfacción cerebral. Sí, la dopamina es la sustancia que la nicotina activa de manera escandalosa, provocando la adicción. Pero no a la nicotina, si no a la situación emocional que produce en nuestro cerebro la falta de dopamina. Ahí es cuando descubrimos nuestra necesidad porque necesitamos nicotina para generar dopamina….

Horror…. y la dopamina vista así, es brutalmente adictiva.

Aunque, como bien sabemos, el cuerpo humano es una máquina perfectamente engrasada y tiene chalecos salvavidas para todo tipo de situaciones, o casi todas. En este caso, la única sustancia que puede inhibir a la dopamina, es la oxcitocina, también generada por nuestro cerebro.

Increíble ¿verdad?

La oxcitocina la salvadora del mundo

Es conocida como la sustancia de la generosidad, ya que, se produce al ver actos generosos, bonitos, cariñosos…y ¿qué efectos tiene? Es difícil de acumular en el cuerpo.

Son necesarias muchas señales de generosidad y actos del bien para producir altas dosis de esta sustancia, que cuando se acumula en el cuerpo humano, produce el bienestar.

Tiene como poderes curativos, mejora la salud, el bienestar de la persona, la mente, pero, sobre todo, inhibe la adicción, es decir, la sustancia de la dopamina. Por lo tanto, reduce las ganas de fumar.

¿Qué conclusiones sacamos de esto?

Que dejar de fumar poco a poco es un buen sistema. Lo radical no ha sido siempre bueno del todo.

Y que el cuerpo humano es sabio y tiene siempre alguna respuesta, en este caso, la oxcitocina.

Sabiendo esto, yo solo pienso, en cuanto bien produciría en una sociedad un informativo enfocado a fomentar la oxcitocina.

¿No creéis?

Así que, si no lo piensas, fuma. Pero si lo haces, no fumes.

Mañana más.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s