¿Cómo una simple lista se ha convertido en la fórmula para dejar de fumar sin agobios?

Sí, una lista. En papel. Escrita a mano.

¿Qué excusas podéis poner ahora? Ninguna. No hay impedimentos para empezar a dejar de fumar mientras uno sigue fumando.

¿No os parece increíble?

Coged un papel y un bolígrafo. Si conseguís hacer lo que os voy a exponer a continuación, os aseguro que en vuestra mente se activará un parte,  que hará que cada vez que vayáis a fumar, os hagáis la misma pregunta.

Y esta pregunta, poco a poco, irá dejando huella. Y esa huella hará trabajar vuestro subconsciente. Y éste, se lo comunicará al consciente. Y así,  se convertirá en una realidad y verdad absoluta producida por vuestro cerebro. Y, por lo tanto, el mensaje se convertirá en una creencia. Y las creencias, son muy complicadas y difíciles de modificar. 

¿Os acordáis de la fórmula de la composición de un hábito?

Señal-rutina-recompensa. 

Os recomiendo volver a leer el proceso.

Cuando un comportamiento se convierte en hábito, el cerebro dejar de pensar, para ahorrar energía y lo automatiza. Y es posible que olvidemos y dejemos de pensar para qué o porqué hacemos o realizamos ese comportamiento.

Tenemos que descomponer el hábito. Es decir, la SEÑAL.

Cuando empecé a pensar, de verdad, en dejar de fumar. Después de ponerme una fecha y empezar a fumar en soledad, cada vez que me encendía uno, me preguntaba porque me lo fumaba. Quería saber el porqué tenía ganas de fumar ese cigarrillo en ese momento, saber si merecía la pena o no. 

A partir de ahí, tuve como un pequeño momento de revelación y me pregunté: ¿y si hago una lista sobre todos aquellos momentos que me inducen a fumar?

Así que, empecé  a hacer una lista mental.  Y luego la pase al bloc de notas del iphone.

¿Qué señales hacen que tengas ganas de fumar?  ¿Qué sensaciones, emociones y situaciones me están haciendo fumar ese cigarro? 

Lo que yo hice, por eso lo hice con el móvil, es que cada vez que fumaba,  apuntaba el motivo por el que estaba fumando ese cigarrillo.

  • Ansiedad
  • Nerviosismo
  • Saciedad
  • Aburrimiento
  • Socializar con amigos/ compañeros
  • Tomar una decisión
  • Empezar a hacer algo
  • Haber alcanzado una meta
  • Acompañamiento a una bebida
  • Temporalidad: antes de comer
  • Esperando a alguien o a algo
  • Café
  • Después de desayunar
  • Digestión
  • Pensar
  • Decidir
  • Después de comer
  • Después de cenar
  • Trabajando en el salón de casa.
  • Conducir
  • Llegar a un sitio
  • En el baño tras desayunar
  • Al llegar al trabajo
  • Celebración
  • Justo antes de empezar algo que sabes cómo hacer

Esto son mis señales, y seguramente, me haya olvidado de alguna. Porque sí, borré la lista.

Normalmente, cuando uno pregunta a un fumador por qué esta fumándose ese cigarrillo, lo primero que va a contestar sin pensar es: porque lo necesito.

Por ese motivo, todas esas señales expuestas son, en verdad, creencias. Y tenemos que trabajar cada una de ellas individualmente para poder codificarlas.

En verdad, no son tantas.

Recordad que nos hemos puesto una fecha de  entre 7 meses y 8 meses vista. Hay tiempo.

¿Lo veis viable? ¿Sí,  verdad?

Si no lo piensas, fuma. Pero si lo haces, no fumes.

Mañana más.

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s