¿Cómo dejar de fumar sin tener que dejar de fumar?

Llevo unos días publicando de seguido y  creo que ha llegado el momento de hacer un breve resumen.

Sí, creo que he dado con un método.

Un sistema que puede ayudar a dejar de fumar a todos aquellos que así lo deseen.

Al menos a mi me ha funcionado.

Y lo estoy repitiendo con otra adicción, menos perjudicial que la nicotina y que hablaré en otro momento de ella.

Para empezar a dejar de fumar es necesario entrenar.

Sí. Entrenar.

¿Quieres entrenar?

Cuando quieres hacer un maratón. ¿Por dónde empiezas? Por entrenar¿no?

Un reto físico y mental como un maratón necesita que tu cuerpo esté preparado. ¿Lógico no?

¿Qué creéis que es dejar de fumar?

Pues dejar de fumar, es otro reto físico y mental, que requiere de un entrenamiento dividió en varias fases.

Es de vital importancia que si quieres dejar de fumar entiendas que, es un reto físico y mental, para el cual necesitas de entrenar.

Y para entrenar, y tras mi experiencia, hay que tener en cuenta tres cosas:

Os las esbozó por encima pero iré entrenando en ellas poco a poco:

  1. Pensar de verdad en querer dejar de fumar. Es decir, ¿quieres dejar de fumar de verdad? ¿ o quieres hacer una primera intentona y probar? ¿Crees que todo el mundo puede dejar de fumar o solo algunas personas son capaces de ello? Yo, te puedo confirmar, que consiste en pensar de verdad que quieres dejarlo.
  2. La alimentación. El segundo paso es cambiar lo que comes. Una alimentación saludable, que no es lo mismo que decir equilibrada, es el siguiente paso. Cuanto más saludable, más fácil será dejar de fumar.  Te puedo asegurar que comer un plato de brócoli con atún, no te proporcionará las mismas ganas de fumar que un entrecot con patatas fritas, tarta de queso y un café con leche. Esto no quiere decir que solo tengas que comer verde. Y si, un entrecot es saludable, pero con mesura, aunque mi recomendación es dejar este tipo de comidas para más adelante.
  3. Procrastinar. Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy. Ya sé, que normalmente, lo lógico es luchar contra este estado, en que a veces, muchos de nosotros nos hemos visto. No pasa nada. Pero donde me he dado cuenta que más funciona, es para dejar de fumar. En verdad, es una especie de estrategia, cuyo objetivo es reeducar a tu cerebro para poder crear una nueva rutina. Así, ésta se convertirá en hábito y, por consecuente, en un comportamiento automático. La práctica ideal, siempre que no haya un cigarro de por medio.

Y lo más interesante de estos tres pasos, es que se puede hacer mientras uno sigue fumando.

¿No os parece interesante? A través de este sistema, podrás pensar en dejar de fumar, mientras sigues fumando.

El objetivo de todo esto es re-programar la mente. Conseguir recrear una nueva rutina en nuestro cerebro, que permita generar la misma satisfacción que obteníamos al fumar un cigarro. (Aquí deberíais de recordar los posts sobre dopamina)

¿Conocéis el condicionamiento de Pavlov en psicología?

Este habla sobre los experimentos que se hacían a los perros. A la hora de darles la comida, justo antes de ponerla, tocaban una campana. Tras escucharla, habrían la puerta al perro y este se encontraba con un cuenco de comida.

Este proceso se repetiría muchas veces. Hasta que empezaron a ver que cuando se había convertido en un hábito. El perro, al escuchar la campana, empezaba a salivar, porque sabía lo que venía a continuación.

Su cerebro al escuchar la campana, ya le estaba mandando la señal de la satisfacción que le iba a generar lo que se iba a producir tras abrir la puerta.  Que no era otra cosa que dopamina. Es decir, comida.

Cuando un hábito se convierte en un comportamiento automático, este genera dopamina antes de que se proporcione la recompensa.

¿No os suena familiar?

Con la nicotina pasa lo mismo. Pero lo iremos viendo poco a poco.

De verdad, el descifrar el cómo funcionan estas sustancias en nuestro cerebro y, sobre todo, como podemos anularnas, os ayudará mucho en esta aventura.

Ahora lo primero.

Elige un día. Una fecha. A 7 meses vistas. No te estreses. Con tranquilidad. Piensa que quieres dejar de fumar de verdad, pero ahora mismo no, ni mañana, ni pasado. Tranquilo. Poco a poco.

Dedícale tiempo a pensar que para dejar de fumar tienes que entrenar. Es importante que en los próximos días mientras fumes, vayas pensando que quieres dejar de fumar.

Pero, siempre y cuando, quieras hacerlo.

Si no lo piensas, fuma. Pero si lo haces, no fumes.

Mañana más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s