Existe una solución a todos nuestros problemas. Una sustancia. Y la genera nuestro cerebro.

La oxcitocina, otra sustancia que genera nuestro sistema.

La clave para resolver los problemas de nuestro mundo. Sí, lo que oís.

Ayer, ya os lo avanzaba.

Esta sustancia inhibe a la dopamina. Es decir, la bloquea. Y la dopamina, como sabemos, nos provoca la necesidad de repetir esos hábitos o comportamientos que generan satisfacción. Convirtiéndo así, a la dopamina en algo adictivo.

Si hemos acostumbrado a nuestra mente a un dosis constante de dopamina. Ella se acostumbra y nos la pedirá más a menudo. 

Si no servimos a nuestro cerebro esa dosis de dopamina, es cuando empezamos a sentirnos mal. Ansiedad, irritación, malestar.

El alcohol, la nicotina o cualquier tipo de droga prohibida, son los artífices de engañar a nuestro cerebro y generar esa dopamina. 

Está claro que si cada vez que fumásemos un cigarro vomitásemos, al final, nuestra mente no nos pediría repetir, ya que, no habríamos generado dopamina y, por lo tanto, no hubiéramos obtenido satisfacción ninguna. Sino, todo lo contrario.

La oxcitocina es la clave para reducir la dosis de la dopamina. 

Se libera haciendo el amor. Y se acumula en nuestro sistema.

Pero también surge  a través de algo sensacional. Con un acto de generosidad. Es decir, presenciar un acto de generosidad. Ser testigo de ello, proporciona oxcitocina. Y se contagia. Hacer un acto altruista, libera más sustancia.

Es conocida como la química del amor. 

Y es que, nuestros cuerpos están interesados en repetir comportamientos que tengan beneficio para nosotros y que nos hagan sentir bien. Cuanta más oxcitocina tengas en tu cuerpo mas generoso te vuelves. Cada vez que haces algo bueno, altruista, desinteresado, que ayuda a otra persona, generas oxcitocina y quieres hacer más, para obtener más. 

Increíble ¿Verdad?

Si conocéis a alguien tacaño, rodearla de actos de generosidad. Que lo vea. Y veréis que pronto abre el puño.

El mundo sería mejor con mayor dosis de oxcitocina.

Bajo esta premisa, deberíamos de forzar a la gente a ver más actos de generosidad altruistas y desinteresados. De esta manera, las personas se contagiaran y querrían repetir. Serían más generosas.

Si generas mucha oxcitocina es muy difícil que tengas o generes adicciones. E incluso enfermedades.

Esta sustancia bloquea la dopamina.  potencia tu sistema inmune, estás más sano. Aumenta nuestra creatividad.

Pero se tarda tiempo en conseguir esta sustancia y se necesita bastante. 

Dar dinero a alguien de la calle que te lo pide, no es suficiente para llenarte de oxcitocina. No tendría el mismo efecto. Pero, al menos, es algo.

Hay que ser constante.

Depende de cómo esté tú cerebro, de cuántas dosis y de cada cuánto tiempo le hayas acostumbrado a recibir dopamina.  El volumen a generar de oxcitocina dependerá del grado de adicción que tengamos a la sustancia más adictiva del mundo.

La oxcitocina se genera con amor y con generosidad.

Solo depende de ti.

Si no lo piensas, fuma, pero si lo haces, no fumes.

Mañana más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s